TRATAMIENTO DE LA ALOPECIA ANDROGÉNICA

Una vez identificada la enfermedad por el médico, se debe tener en cuenta que muchos de los tratamientos que usualmente se publicitan no suelen ser realmente efectivos, o no al menos al nivel que necesita el cabello que sufre de alopecia androgénica. Cuando se ha diagnosticado esta enfermedad, se debe empezar por conocer los tratamientos y ver si estos de verdad han sido corroborados por estudios científicos que avalen su efectividad.



Como una pauta, por lo general, hay tres tratamientos para la alopecia androgénica que suelen considerarse como válidos:

(Use este artículo sólo con fines informativos. Nunca se auto medique. Siempre consulte a su doctor)

El minoxidil: Se trata de un vasodilatador, que aunque en principio se usaba de forma oral para tratar a pacientes con hipertensión, de forma accidental se descubrió en los años 80 su efecto secundario que consistía en el crecimiento del cabello. Este medicamento se produce en disolución y se suele aplicar en concentración de 5% para varones y 2% para mujeres.

La finasteridina: Es un medicamento que se administra de forma oral. Tiene un efecto que va en contra del principio de la alopecia androgénica.

Autotransplante: Es el método “manual”. A través de este método, se realiza un procedimiento estético por el cual se traslada el cabello.




La mayoría de tratamientos para la alopecia androgénica que se consideran como válidos suelen radicar entre estos principios. Le recomendamos siempre visitar a un especialista (por lo general un dermatólogo) que evalúe su caso y de acuerdo a sus antecedentes y el avance de la enfermedad pueda recomendar un tratamiento que de verdad se ajuste a sus necesidades. Todo eso es por su bien y de verdad vale la pena invertir en un especialista. Nadie lo guiará mejor que él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario